La historia de estas máquinas se remonta al año 1875 aproximadamente, donde se utilizaban sobre todo en la agricultura con animales y no con personas como es común hoy en día, eran fabricadas en madera y de distintos tipos normalmente funcionaban accionadas por el movimiento de los pies y se utilizaban para diversos propósitos como molinos de maíz.

Sin embargo no es hasta el año 1952, cuando un médico de la Universidad de Washington llamado Robert Bruce junto con su compañero Wayne Quinton inventó la primera cinta de correr que se utilizaría con fines médicos, para diagnosticar problemas cardiovasculares y pulmonares. 


William Staub un ingeniero mecánico, inspirado en el libro "Aerobic" del año 1968 escrito por el Doctor Kenneth Cooper quien había observado que las personas que entrenaban ocho minutos durante cuatro o cinco veces a la semana estaban en una mejor condición física, hizo la que sería la primera cinta de correr para uso doméstico que se llamaría PaceMaster 600 y desde entonces empezaron a aparecer nuevos fabricantes con modelos cada vez más innovadores.



Actualmente existen miles de modelos, con más o menos inclinación, más velocidad, amortiguación extra, diferentes potencias de motor, compatibles con aplicaciones de smartphones, 100% plegables y muchísimas más tecnologías que te proporcionan una mayor comodidad en los entrenamientos y mayor información (pulsaciones, calorías, distancia, tiempo...).

 

Algunas ventajas de las cintas de correr son:

  • Son máquinas que nos permiten practicar deporte en casa, con independencia de las condiciones meteorológicas que muchas veces no permiten que se efectúe.
  • La pisada está amortiguada, por lo que evita muchas lesiones ya que es bastante más suave que si lo hiciéramos de manera natural.
  • El ajuste de inclinación, nos permite ir cuesta arriba de manera continua, que de manera natural sería imposible.
  • Progreso y control de usuario, nos permite saber cuánto hemos corrido, a qué velocidad, cuantas calorías estamos perdiendo e incluso medir las pulsaciones.


Algunas desventajas:

  • Algunos usuarios pueden desarrollar malos hábitos, que después se manifiestan cuando corren de manera natural.
  • Para algunos usuarios puede parecer poco realista, además de no sentirse desconectado puesto que lo hacen desde el mismo sitio, habitualmente en casa.
  • Los costes de compra y mantenimiento de las cintas puede parecer bastante más costoso que correr al aire libre. Podéis ver toda la gama de nuestras cintas de correr haciendo click aquí.

Esperamos que os guste nuestro artículo, próximamente volveremos a hablar sobre las cintas de correr, quizás te gustaría saber que debemos de tener en cuenta a la hora de comprar una?, pues síguenos y pronto os daremos la respuesta.